767. Una herramienta neandertal que aún se utiliza en la actualidad

13 Ago

Hallan en el sur de Francia alisadores de cuero de hace 50.000 años fabricados con piezas de hueso.

 

Una herramienta neandertal que aún se utiliza en la actualidad

PNAS
Alisadores de hueso neandertales hallados en el yacimiento de Abri Peyrony

Ellos, y no nosotros, lo inventaron. Y hoy, 50.000 años después, los humanos actuales todavía utilizamos el alisador, una herramienta muy especial que los Neandertales, y no nuestros antepasados directos, fabricaron por primera vez en Europa.

Se trata de una pieza de hueso que usan hoy los trabajadores del cuero. Dos equipos diferentes han informado del descubrimiento de alisadores neandertales en dos yacimientos paleolíticos vecinos en el suroeste de Francia.

Herramientas así no se habían encontrado hasta ahora en los yacimientos neandertales, pero son similares a un tipo de utensilios hallados en yacimientos humanos muy posteriores y que todavía usan hoy en día los trabajadores de cuero de alta gama. Esta herramienta, llamada Lissoir, o alisador, tiene la forma de las costillas del ciervo y una punta pulida que, cuando se empuja contra una piel, la vuelve más suave, la pule, además de conseguir que el cuero se haga resistente al agua.

La herramienta sigue siendo utilizada en la actualidad por parte de los trabajadores del cuero. Cuando los neandertales la inventaron, hace unos 50.000 años, los primeros humanos como nosotros ni siquiera habían aparecido aún en el continente europeo.

Capacidades culturales

Los seres humanos modernos sustituyeron a los neandertales en Europa hace unos 40.000 años, pero sobre las capacidades de los neandertales todavía existe mucho debate. Algunos afirman que antes de ser reemplazados, los neandertales tenían capacidades culturales similares a las de los humanos modernos, mientras que otros sostienen que estas similitudes sólo aparecieron después de que los humanos modernos (nosotros) entraran en contacto con ellos.

Arrojar luz sobre esta polémica es precisamente el motivo que ha llevado a dos equipos de investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, en Alemania, y de la Universidad de Leiden, en los Países Bajos, a excavar en los dos yacimientos paleolíticos vecinos en el suroeste de Francia que han proporcionado este hallazgo.

«Por ahora, las herramientas óseas de estos dos sitios son unas de las mejores piezas que evidencian que los neandertales desarrollaron por su cuenta una tecnología que antes sólo asociábamos a los humanos modernos», explica.

Shannon McPherron, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, que junto a Michel Lenoir, de la Universidad de Bordeaux, han estado excavando el yacimiento de Abri Peyrony donde se encontraron tres de los huesos.

«Si los neandertales desarrollaron este tipo de herramientas de hueso por su cuenta, es posible que los humanos modernos adquirieran esta tecnología de los neandertales. Los seres humanos modernos parecen haber entrado en Europa sólo con instrumentos de hueso puntiagudos, y poco después comenzaron a hacer lissoirs. Ésta es la primera evidencia de una posible transmisión de conocimientos de los neandertales a nuestros antepasados directos», dice Marie Soressi, de laUniversidad de Leiden en los Países Bajos.

La llegada de los humanos modernos

Con William Rendu del CNRS, Soressi y su equipo encontraron el primero de los cuatro instrumentos de hueso durante su excavación en el yacimiento neandertal clásico de Pech-de-l’Azé I.

Sin embargo, no se puede descartar la posibilidad de que los humanos modernos llegaran a Europa antes de lo que hoy se cree, y comenzaran también a afectar al comportamiento de los neandertales antes de lo que por ahora se puede demostrar. Resolver este problema requerirá de nuevas investigaciones en yacimientos del centro de Europa en los que los restos óseos están mejor conservados.

Aún así, averiguar cómo apareció este nuevo comportamiento Neandertal es una cuestión difícil de resolver. Los tres primeros fragmentos fueron encontrados en un área de unos pocos centímetros, y no podrían haber sido reconocidos si los investigadores no hubieran tenido experiencias previas de trabajo con herramientas de hueso de períodos posteriores. «No es algo que normalmente estés buscando en ese período de tiempo. Sin embargo, cuando se ponen estos pequeños fragmentos juntos y se comparan con los hallazgos en yacimientos posteriores, el patrón en ellos está claro», comenta McPherron.

«En la excavación nos topamos con una herramienta más grande, más completa, que es sin lugar a dudas un alisador como los queencontramos en los yacimientos posteriores de humanos modernos o incluso en talleres de cuero hoy en día».

Una herramienta sin cambios

Los análisis de micro-desgaste realizados por Maigrot, del CNRS, en una de las herramientas de hueso, muestran rastros compatibles con el uso de material como la piel. Los trabajadores del cuero siguen utilizando herramientas similares en la actualidad. «Lissoirs como éstos son una gran herramienta para el trabajo del cuero, tanto es así que 50 mil años después de que los neandertales fabricaran los suyos, tuve la oportunidad de comprar uno nuevo en Internet de un sitio de venta de herramientas de oficios tradicionales», dice Soressi. «Esto demuestra que esta herramienta fue tan eficiente que se ha mantenido a través del tiempo casi sin cambios. Puede ser tal vez el único patrimonio de la época Neandertal que nuestra sociedad sigue utilizando hoy en día».

Estas no son las primeras herramientas de hueso Neandertal que se han encontrado, pero hasta ahora sus instrumentos de hueso parecían herramientas de piedra y fueron hechos usando técnicas de percusión con piedras cortantes. «Los neandertales fabricaron a veces raspadores, herramientas con muescas e incluso hachas de mano de hueso. También utilizaron martillos de hueso para afilar sus herramientas de piedra», dice McPherron. «Pero aquí tenemos un ejemplo de que los neandertales se aprovechaban también de la flexibilidad de los huesos y la usaban para conseguir unas nuevas aplicaciones y resultados en el tratamiento de materiales que no podían obtener con sus instrumentos de piedra».

Evidencias neandertales

Estas herramientas de hueso fueron encontradas en depósitos que contienen también herramientas de piedra típicas del Neandertal y huesos de los animales que cazaban, incluyendo caballos, renos, ciervos y bisontes. Tanto en Abri Peyrony como en Pech-de-l’Azé I no hay evidencia de ocupaciones posteriores de humanos modernos que podrían haber contaminado los niveles subyacentes, por lo que en ambos sitios todas las evidencias son neandertales.

No cabe, pues, duda alguna sobre quienes fueron los que las fabricaron. Para saber la edad de las herramientas, Sahra Talamo, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, ha aplicado la datación por radiocarbono de los huesos encontrados cerca de ellas. En Pech-de-l’Azé I, Zenobia Jacobs, de la Universidad de Wollongong, ha aplicado la luminiscencia estimulada ópticamente (OSL), que data los sedimentos de la capa en los que ha aparecido la herramienta de hueso.

Estos resultados sitúan la herramienta ósea de Pech-de-l’Azé I hace unos 50.000 años. Es decir, mucho antes de la primera evidencia de la presencia de humanos modernos en Europa occidental, y también un momento muy anterior a cualquier otro ejemplo encontrado de uso de tecnologías sofisticadas en herramientas de hueso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: