703. El avión Solar Impulse llega a Nueva York y completa su travesía por Estados Unidos

7 Jul

En su último tramo del viaje de costa a costa realizó un vuelo de 18 horas desde Washington D.C.

El avión Solar Impulse llega a Nueva York y completa su travesía por Estados Unidos

AFP
El avión Solar Impulse, a su llegada al aeropuerto JFK de Nueva York

El avión Solar Impulse, propulsado únicamente por la energía que capta del Sol, completó su travesía por Estados Unidos tras aterrizar poco antes de la media noche del sábado en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York.

Tras llegar a su destino, el aventurero Bertrand Piccard, uno de los dos pilotos en el viaje iniciado hace dos meses desde Mountain View en California, se emocionó ante los medios de comunicación, asegurando que «quizá, si no tuviese diez cámaras apuntándome, me pondría a llorar»

El último tramo de la travesía, un vuelo de 18 horas desde Washington D.C., tuvo su ingrediente dramáticocuando en las últimas horas se descubrió que el ala izquierda se había rasgado en su zona inferior, con una rotura de casi dos metros y medio de largo.

André Borschberg ocupaba el asiento de piloto en esta etapa del vuelo ynotó un problema de balance con las alas el sábado durante la tarde. Las imágenes captadas desde un helicóptero que acompañaba al Solar Impulse, confirmaron el daño.

Según Borschberg, este percance les obligó a considerar todas las posibilidades incluida la de descender sobre el Atlántico, pero «este tipo de problemas es inherente en toda empresa experimental, y no nos impidió completar la misión a través de Estados Unidos».

La travesía se inició el pasado 3 de mayo y Piccard y Borschberg pilotaron el aparato en vuelos con escalas en Phoenix (Arizona), Dallas-Fort Worth (Texas), St. Louis (Missouri), Cincinnati (Ohio), y Washington DC.

«El vuelo de costa a costa siempre ha sido un hito mítico pleno de retos para los pioneros de la aviación», dijo Piccard. «Durante esta travesía tuvimos que hallar soluciones para muchas situaciones imprevistas, lo cual nos obligó a desarrollar destrezas y estrategias novedosas».

La etapa final comenzó a las 4.46 horas del sábado con la partida desde el Aeropuerto Internacional Dulles, al oeste de Washington. La velocidad máxima que alcanza este avión es de unos 72 kilómetros por hora y los pilotos tenían por delante una jornada de 335 kilómetros.

Un consorcio de inversionistas europeos ha puesto 115 millones de dólares durante la última década para apoyar el proyecto que procura demostrar la viabilidad de tecnologías que incluyen la generación y almacenamiento de energía tomada del Sol y el desarrollo de materiales compuestos ultralivianos.

Aunque el Solar Impulse pesa lo mismo que un automóvil pequeño la extensión de sus alas es similar a la de un boeing 747 y los dos motores que impulsan las hélices obtienen su energía de unas 12.000 células solares cuya electricidad se almacena en baterías que pesan más de 350 kilogramos.

 

El avión Solar Impulse llega a Nueva York y completa su travesía por Estados Unidos

Piccard y André Borschberg (dcha.) tras el aterrizaje del Solar Impulse
AFP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: