475. La guerra de las galaxias que no podrá rodar Hollywood

22 Abr

Investigadores de la NASA ya saben cómo se producirá al detalle la titánica colisión entre la Vía Láctea, nuestra galaxia, y su vecina más cercana, Andrómeda.

La guerra de las galaxias que no podrá rodar Hollywood

NASA
Andrómeda, como se verá desde la Tierra dentro de 4.000 millones de años

Investigadores de la NASA ya saben cómo se producirá al detalle latitánica colisión entre la Vía Láctea, nuestra galaxia, y su vecina más cercana, Andrómeda. Será dentro de 4000 millones de años y cambiará para siempre nuestro cielo -si hay alguien aún por aquí para mirarlo-, nuestro Sol y su sistema de planetas. Los astrónomos saben desde hace ya mucho que la Vía Láctea y su vecina Andrómeda se atraen y acercan la una a la otra en una especie de danza cósmica, pero nadie podía asegurar hasta hoy si acabarían chocando. Gracias a datos muy precisos sobre el movimiento de Andrómeda, obtenidos con el telescopio espacial Hubble, las dos galaxias están en ruta directa de colisión y su choque es, confirmadamente, inevitable. ¿Qué pasará entonces? Ambas se fusionarán en una nueva y gigantesca galaxia elíptica. Roeland Van Der Marel, del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial, en Baltimore, detalla que se tratará de una «colisión frontal».

La Vía Láctea, nuestro hogar en el universo, tiene un diámetro de unos cien mil años luz (más o menos un trillón de kilómetros) y contiene entre 200.000 y 400.000 millones de estrellas. Nuestro Sol es solo una de ellas. Pues Andrómeda es probablemente dos veces más grande y contiene cerca de un billón de estrellas, el doble que la Vía Láctea. Ambas son, de hecho, las dos más grandes de las 30 que conforman el grupo local de galaxias. Al chocar, miles de estrellas saldrán despedidas en todas direcciones: un inmenso avispero que tardará otro par de miles de millones de años en calmarse. Sorprendentemente, el Sol y la Tierra (si aún existe) sobrevivirían gracias a una simple «patada gravitatoria», que los colocará en una posición imposible de determinar, pero que nada tendría que ver con la que hoy ocupan.

Macrocolisión estelar

La guerra de las galaxias que no podrá rodar Hollywood

Año 2013: Vista nocturna actual, con el brillante cinturón de nuestra Vía Láctea. Andrómeda se halla a 2,5 millones de años luz y su aspecto es el de un huso cuyo diámetro es varias veces el de la Luna llena.

La guerra de las galaxias que no podrá rodar Hollywood

Dentro de 2.000 millones de años: El disco de la cada vez más próxima galaxia de Andrómeda es ya bastante mayor a simple vista. Se nos acerca a la nada despreciable velocidad de 400.000 kilómetros por hora.

La guerra de las galaxias que no podrá rodar Hollywood

Dentro de 3.750 millones de años:Andrómeda llena ya todo el campo visual. La Vía Láctea empieza a dar señales de distorsión por obra de la atracción magnética de su vecina.

La guerra de las galaxias que no podrá rodar Hollywood

Dentro de 3.850 millones de años: En la primera aproximación estrecha, el cielo aparece iluminadopor una nueva formación estelar, evidente en la plétora de nebulosas de emisión y las agrupaciones de estrellas jóvenes.

La guerra de las galaxias que no podrá rodar Hollywood

Dentro de 3.900 millones de años: Tras una primera pasada cercana, Andrómeda se ha alargado por obra del influjo magnético. La Vía Láctea también aparece deformada.

La guerra de las galaxias que no podrá rodar Hollywood

Dentro de 4.000 millones de años: El primer paso se produce con rapidez y acaba unos cien o doscientos años después de iniciarse. Al finalizar, ambas galaxias se han deformado hasta ser casi irreconocibles.

La guerra de las galaxias que no podrá rodar Hollywood

Dentro de 5.000 millones de años: En la segunda pasada cercana, las nebulosas formadoras de estrella sson menos prominentes: los anteriores estallidos de formaciones estelares han reducido mucho el polvo y el gas interestelar.

La guerra de las galaxias que no podrá rodar Hollywood

Dentro de 7.000 millones de años: La fusión de ambas galaxias forma una nueva gigantesca elíptica cuyo núcleo brillante domina el cielo nocturno. Dotada de mucho menos polvo y gas, ya no forma estrellas y no aparecen nebulosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: