411. El próximo delito, grabado en el cerebro

29 Mar

Científicos sugieren que los criminales tienen más probabilidades de volver a delinquir si registran una actividad reducida en una región cerebral determinada.

El próximo delito, grabado en el cerebro

ARCHIVO
Una escena de Minority Report

Las referencias a «The Minority Report» son sencillamente inevitables. En la película, la agencia «Precrimen» intercepta a los criminales antes de que lleven a cabo el delito. En la vida real, un grupo de neurocientíficos de Nuevo México ha revelado a través de imágenes por resonancia magnética funcional que ciertos criminales tienen altas probabilidades de reincidir cuando registran una actividad reducida en una región determinada del cerebro.

El estudio fue llevado a cabo bajo la supervisión de Kent Kiehl, neurocientífico de la Mind Research Network en Nuevo México. El grupo de prueba estuvo compuesto por un total de 96 prisioneros a punto de cumplir su sentencia y recuperar la libertad. Los investigadores obtuvieron imágenes cerebrales de cada uno de los prisioneros utilizando resonancia magnética funcional, mientras realizaban tareas en un ordenador que requerían decisiones rápidas. El interés de los científicos se concentró sobre la corteza del cíngulo anterior (CCA), una región del cerebro a la cual se le atribuyen múltiples funciones, desde el control motriz y la regulación de la presión sanguínea hasta la toma de decisiones, la detección de errores y el procesamiento de respuestas emocionales.

Cuatro años después

La siguiente fase del estudio demandó seguir la evolución de los ex-convictos por un plazo de cuatro años, y al comparar los resultados (después de haber evaluado otras condiciones, como la edad y el uso de drogas), Kiehl y su equipo descubrieron que aquellos ex-convictos con una baja actividad en la CCA (por debajo de la media) tenían 2,6 veces más posibilidades de ser detenidos por cualquier crimen, y 4,3 veces de ser detenidos por crímenes catalogados como “no violentos”.

Anticipar patrones de comportamiento y sus consecuencias a través de imágenes cerebrales es algo que genera mucho interés dentro de la comunidad científica, pero los mismos responsables del estudio advierten de que se necesitará realizar una gran cantidad de estudios adicionales antes de considerar como efectivo este método de predicción. La razón es simple: La actividad en la corteza del cíngulo anterior puede tener baja actividad por múltiples factores, incluyendo a algo tan simple como el consumo de cafeína. Y eso, sin tener en cuenta los conflictos éticos que pueden surgir de una práctica semejante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: