401. El ser humano provocó una extinción masiva de aves hace 4.000 años

26 Mar

Más de un millar de especies, algunas de ellas tres veces más pesadas que un cisne, desaparecieron cuando el hombre colonizó por primera vez el Pacífico.

El ser humano provocó una extinción masiva de aves hace 4.000 años

TIM BLACKBURN
El Takahe, ave endémica de Nueva Zelanda
El ser humano provocó una extinción masiva de aves hace 4.000 años

El Takahe

Hace 4.000 años, las islas tropicales del Pacífico eran un paraíso virgen habitado por más de un millar de especies de aves, algunas de ellas espectaculares, hasta tres veces más pesadas que un cisne. Pero muchos de los trinos y gorjeos desaparecieron cuando el ser humano colonizó Hawai, Fiji y otras islas, causando daños irreversibles por la caza excesiva y la deforestación. La presión humana fue tan fuerte que las aves se extinguieron, según una investigación llevada a cabo por la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL). La investigación aparece publicada en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. (PNAS).

El nuevo estudio pone de manifiesto el alcance de estas extinciones. «Hemos estudiado los fósiles de 41 islas del Pacífico tropical utilizando nuevas técnicas que fueron capaces de medir la cantidad de especies de aves que desaparecieron sin dejar rastro», afirma Tim Blackburn, director del Instituto de Zoología de la ZSL.

Encontraron que 160 especies de aves terrestres no paseriformes (aves que generalmente tienen patas diseñadas para funciones específicas, por ejemplo palmeadas para nadar) se extinguieron sin dejar rastro después de que los primeros humanos llegaran a estas islas, la última región de la Tierra que fue colonizada.

«Si tenemos en cuenta todas las otras islas en el Pacífico tropical, así como las aves marinas y canoras, la cifra total de la extinción es probable que llegue a alrededor de 1.300 especies de aves», añade Blackburn.

Un ave de 30 kilos

Las especies desaparecidas incluyen varias de moa-nalos, unas grandes aves acuáticas no voladoras de Hawai, y el Sylviornis de Nueva Caledonia, un pariente de las aves de caza (faisanes, codornices, etc) que pesaba alrededor de 30 kilos, tres veces más que un cisne.

Ciertas islas y especies de aves fueron especialmente vulnerables a la caza y la destrucción del hábitat. Las islas pequeñas y secas perdieron más especies porque fueron deforestadas más fácilmente y las aves tenían menos lugares donde esconderse de los cazadores. Las aves no voladoras tenían 30 veces más probabilidades de extinguirse que las que podían volar.

La extinciones de aves en el Pacífico tropical no se detuvieron aquí. Más de cuarenta especies desaparecieron después de que llegaran los europeos, y muchas más aún están en peligro de extinción en la actualidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: