363. Nuevos indicios del origen extraterrestre de la vida

6 Mar

Un nuevo experimento demuestra que los «ladrillos de la vida» pueden formarse en el helado polvo del espacio y ser transportados después a planetas como la Tierra.

Nuevos indicios del origen extraterrestre de la vida

ARCHIVO
El cometa McNaught

¿Cuál es el origen de la vida en la Tierra? La cuestión, que atormenta a los científicos desde hace siglos, podría estar ahora más cerca de resolverse tras un experimento llevado a cabo por químicos de la Universidades de California y Hawaii y que muestra, en una simulación informática, cómo los complejos “ladrillos de la vida” pueden formarse entre el helado polvo interplanetario que flota en el espacio y ser transportados después a otros lugares, como la Tierra, dando origen a la vida. El estudio se publicará el 10 de marzo en The Astrophysical Journal.

Los investigadores, en efecto, han conseguido demostrar que en el gélido e inhóspito ambiente espacial se dan las condiciones necesarias para que se formen moléculas complejas, como dipéptidos (parejas de aminoácidos entrelazados), un componente esencial que comparten todos y cada uno de los seres vivos que conocemos.

El hallazgo abre la puerta a la posibilidad de que, tras su formación, esas moléculas fueran transportadas hasta la Tierra por un cometa o asteroide para, una vez aquí, iniciar el ensamblaje de proteínas, enzimas y otras moléculas aún más complejas, como los azúcares, todas ellas necesarias para la vida.

“Resulta fascinante -afirma Richard Mathies, químico de la Universidad de California en Berkeley y coautor del estudio- considerar que los ladrillos bioquímicos más básicos que forman la vida terrestre tengan un origen extraterrestre”.

A pesar de que muchos investigadores han descubierto ya moléculas orgánicas básicas (como aminoácidos) en numerosos meteoritos caídos a la Tierra, ninguno de ellos había sido capaz de encontrar en estas rocas venidas del espacio estructuras moleculares más complejas y que fueron absolutamente necesarias para poner en marcha el mecanismo de la vida en nuestro mundo. Por eso, los investigadores han asumido hasta ahora que la química compleja que subyace al origen de la vida debió de originarse, por fuerza, en los primitivos océanos terrestres.

Una bola helada

Sin embargo, las cosas no tuvieron necesariamente que suceder así. En una cámara de vacío enfriada apenas unos grados por encima del cero absoluto (-273 grados, la temperatura más fría posible) los investigadores Seol Kim y Ralf Kaiser, del equipo de la Universidad de Hawaii, simularon una bola de hielo en el espacio que contenía, entre otros elementos, dióxido de carbono, amoniaco y varios hidrocarburos como metano, etano y propano. Elementos todos que se dan con abundancia en el medio espacial.

El paso siguiente fue bombardear esa bola helada con electrones de alta energía que simulaban los rayos cósmicos que abundan en el espacio real. El resultado fue que los elementos químicos empezaron a reaccionar formando compuestos orgánicos complejos, fundamentalmente dipéptidos, esenciales para la vida.

Los investigadores analizaron después los residuos orgánicos con el Mars Organic Analyzer, un complejo instrumento específicamente diseñado para identificar diminutas moléculas orgánicas en el Sistema Solar. Y ese análisis reveló la presencia de moléculas complejas(nueve aminoácidos diferentes y por lo menos dos dipéptidos) capaces de catalizar la evolución biológica en un planeta como la Tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: