288. La clave para encontrar a la pareja perfecta, en la nariz

15 Feb

Científicos descubren cómo las avispas hembra se dejan guiar por el olfato para no equivocarse nunca en la elección.

La clave para encontrar a la pareja perfecta, en la nariz

ELIZABETH CASH/JOSH GIBSON
Apareamiento de avispas Nasonia vitripenni
La clave para encontrar a la pareja perfecta, en la nariz

Hembra inyecta veneno antes de poner sus huevos

Los seres humanos nos complicamos terriblemente a la hora de buscar pareja. Valoramos cualidades físicas y psíquicas, nos fijamos en los más pequeños detalles y, a pesar de todo, muchas veces nos equivocamos. A las avispas, sin embargo, solo les es necesario una bocanada de su «poción especial» de amorpara saber si se encuentran ante la pareja perfecta. Todo es cuestión de olfato. Nada de dudas en el día de San Valentín.

A diferencia de los seres humanos, la mayoría de los insectos dependen de su sentido del olfato para buscar compañía amorosa. Los científicos han descubierto que las feromonas sexuales juegan un papel importante en la búsqueda de una pareja adecuada de la misma especie. Sin embargo, poco se sabe acerca de la evolución y la base genética de estos olores atrayentes.

Ahora, un equipo de investigadores estadounidenses y alemanes ha descubierto que una especie de avispa ha desarrollado un aroma específico, o feromona, lo que impide el apareamiento con otras especies. Es decir, no van a equivocarse e irse con la avispa no adecuada. Además, la base genética de esa nueva fragancia es simple, lo que permite a los machos cambiar de aroma. Con el tiempo, las hembras reconocen y utilizan este nuevo aroma para distinguir su propia especie de otra.

Según explican en la revista Nature, los investigadores estudiaron dos especies de la avispa parásita del género Nasonia para conocer la evolución de las feromonas sexuales. Si las feromonas sexuales masculinas se utilizan como señales de apareamiento únicas para atraer a las hembras, y si las avispas hembra no se aparean con machos que tienen feromonas diferentes, entonces, ¿cómo evolucionó en los insectos esta gran variedad de olores?

Los científicos encontraron que las feromonas de todas las avispas Nasonia conocidas contienen dos elementos excepto en una especie, la Nasonia vitripennis, que utiliza un nuevo tercer ingrediente. Estas avispas pequeñas, de menos de la mitad del tamaño de un grano de arroz, ponen sus huevos en las moscas en desarrollo. Las dos especies de este estudio prefieren poner sus huevos en el mismo tipo de moscas y se encuentran en las mismas partes del este de Estados Unidos, lo que significa que tienen muchas oportunidades de escoger al compañero equivocado.

El gen distintivo

Los investigadores identificaron un gen en la N. vitripennis que consideraron responsable de su aroma único. Entonces realizaron un experimento para suprimir el gen, lo que realmente cambió la composición de la feromona sexual, lo que hacía que se pareciese a la de otras especies de avispa.

Las hembras no respondieron cuando se les ofreció el nuevo feromona. Solo hicieron caso cuando este fue combinado con las dos esencias originales. Además, las hembras de una especie estrechamente relacionada, la Nasonia giraulti, no distinguían entre las feromonas sexuales nuevas y ancestrales, sin importarles si había dos o tres aromas.

Por lo tanto, los investigadores concluyeron que las hembras de N. vitripennis no reaccionaban al tercer componente cuando surgió por primera vez. En su lugar, se adaptaron al nuevo olor con el tiempo y ahora es una parte integral de la feromona sexual específico de los machos de la especie.

El macho perfecto

Este estudio es uno de los pocos donde los investigadores han identificado los genes que impiden una especie se aparee con especies estrechamente relacionadas. Los resultados proporcionan nuevos conocimientos sobre la evolución de los genes que contribuyen a la formación de nuevas especies, así como a la evolución de diversas feromonas sexuales.

«Las hembras utilizan este olor para distinguir entre las especies», dice Josh Gibson, investigador de la Universidad Estatal de Arizona. «Esto es importante. Si una avispa fuera a aparearse con otra de una especie diferente, sería muy costoso (biológicamente) debido a que no producirían descendencia viable. Hemos aprendido que la diferencia de olor se basa en un cambio químico único y simple. Básicamente, se trata de la forma en que la avispa hembra puede encontrar al hombre perfecto».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: