208. ¿Por qué ya no hay hienas?

27 Ene

Durante un millón de años, estos animales se pasearon por el sur de Europa, pero algo les hizo desaparecer.

Durante casi un millón de años, las hienas se pasearon por el sur de Europa como si de una reserva de la actual África subsahariana se tratara, pero una serie de factores se conjugaron para hacerla desaparecer del continente. El cambio en el clima y la acción humana fueron factores muy influyentes en su erradicación. “Los cambios climáticos del pasado no fueron responsables directos de la extinción de la hiena manchada en el sur de Europa, pero sí determinantes en su desaparición”, explica a SINC Sara Varela, autora principal del trabajo e investigadora en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC).

La hiena sólo vive en África

Mapa de los yacimientos europeos cuyos restos fósiles indican la presencia de la especie en el Pleistoceno Tardío. A la derecha, presencia de la hiena en África en la actualidad.

Según el estudio, que se ha publicado en la revista Quaternary Science Reviews, las poblaciones de hienas de África y Eurasia estuvieron desconectadas durante el máximo glaciar. Además, “las condiciones climáticas que existían en el sur de Europa hace 21.000 años eran extremas para la especie”, afirma Varela.

En ese momento, el clima europeo estaba cambiando “de manera drástica”, pero también las faunas de herbívoros y la expansión de los humanos. Según la experta, “la supervivencia de las hienas pudo verse comprometida por la confluencia de estos tres factores, actuando de manera sinérgica, pero no sólo por la acción del clima”.

Su equipo analizó los cambios climáticos pasados e identificó las áreas favorables para la presencia de la hiena dentro del territorio europeo a través de un modelo proyectado a los distintos escenarios climáticos del Pleistoceno. Un segundo modelo estimó la severidad de las condiciones climáticas para la supervivencia de estos animales. “En el sur de Europa las condiciones climáticas se mantuvieron en todo momento dentro del rango de tolerancia de la especie”, puntualiza Varela.

Llegó el hombre

La extinción de la hiena manchada (Crocuta crocuta) se produjo a finales del Pleistoceno tardío (hace unos 10.000 años) coincidiendo con la expansión del Homo sapiens. Las especies de gran tamaño desaparecían para siempre, pero la hiena manchada resistió un tiempo y modificó sus rangos geográficos para sobrevivir.

Desde el Pleistoceno hasta la actualidad, la distribución de la hiena manchada, un carnívoro común en el África Subsahariana, se ha modificado de manera “substancial”. Hoy sólo vive en África, pero durante el Pleistoceno (casi un millón de años) la hiena manchada también habitó Eurasia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: