164. Un manatí gigante en el espacio

21 Ene

Es el espectacular remanente de una supernova de 700 años luz de diámetro.

Un manatí gigante en el espacio

La Nebulosa del Manatí, una copia perfecta del animal panza arriba

En ocasiones aparecen criaturas que flotan en el cielo. Una nueva imagen del remanente de una supernova de 20.000 años de antigüedad conseguida con el Very Large Array (VLA) de Nuevo México (EE.UU.), uno de los observatorios radioastronómicos más importantes del mundo, proporciona no solo una magnífica pareidolia, sino más pistas sobre la historia de esta nube gigante que se asemeja al manatí de Florida. W50 es uno de los restos de supernova más gigantescos nunca vistos por el VLA. Con casi 700 años luz de diámetro cubre dos grados en el cielo, que es el lapso de cuatro lunas llenas.

La enorme nube W50 se formó cuando una estrella gigante, situada a 18.000 años luz de distancia en la constelación del Águila, explotó como una supernova hace 20.000 años, enviando sus gases hacia el exterior en una burbuja en expansión.

La reliquia que queda, muy probablemente un agujero negro, se alimenta del gas de una estrella compañera muy cercana. Este sistema se conoce como el microcuásar SS433 y, con el tiempo, sus chorros se han abierto camino a través de los gases en expansión de la burbuja W50.

Cuando la imagen de W50 del gigante VLA llegó a la oficina del director del Observatorio Radioastronómico Nacional de EE.UU. (NRAO), la asistente ejecutiva del director, Heidi Winter, vio la semejanza de la imagen con un manatí, los mamíferos marinos en peligro de extinción conocidos como “vacas marinas” que se congregan en las aguas cálidas en el sureste de Estados Unidos.

Como una vaca marina

Los manatíes de Florida miden unos 10 metros de largo, pesan unos 500 kilogramos y pasan hasta ocho horas al día pastando en las plantas marinas, por lo que ocupan el resto del día descansando, muchas veces sobre la espalda con sus aletas cruzadas sobre su vientre, una estampa que se asemeja a la forma de W50. Además, los peligrosos encuentros de estos mamíferos con hélices de los barcos lesionan a muchos de estos animales, haciéndoles profundas cicatrices, de apariencia similar a los arcos realizados por los chorros de gran alcance en el remanente de la W50.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: