43. El cielo nos perdona el día del fin del mundo

23 Dic

Un repaso al estado de la actividad del Sol y al «tráfico» de asteroides cerca de la Tierra el 21 de diciembre.

El cielo nos perdona el día del fin del mundo

Y aquí seguimos, como era de esperar. 21 de diciembre, el día en que se acaba el mundo según algunas peculiares interpretaciones del calendario maya, y todo continúa igual. Pero por si a alguien le queda alguna duda, debe saber que las predicciones de catástrofes llegadas del cielo para hoy son… cero. El riesgo de que el Sol lance una potente llamarada contra la Tierra es prácticamente inexistente y el asteroide de cierto tamaño que más se nos acercará este viernes se sitúa muy lejos, nada menos que a 39,8 distancias lunares, a unos 15 millones de kilómetros. En cuanto a un planeta que choque contra la Tierra… en fin, no hace falta consultar a ningún organismo científico, ya lo tendríamos encima.

¡Qué ironía! El día del fin del mundo es uno de los de menor actividad solar. Ninguna de las manchas sobre la superficie del Sol, regiones que pueden alcanzar en solitario el diámetro de la Tierra, con una temperatura más baja que sus alrededores y una intensísima actividad magnética, parece tener ganas de soltar un bombazo. Por si fuera poco, el Sol no ha producido una gran llamarada solar desde hace semanas. Las predicciones de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA) indican que la probabilidad de que sea lanzada una llamarada de clase X, las más poderosas, es solo del 1%, mientras que las de clase M, un puesto más abajo en el escalafón de potencia, apenas roza el 15%.

La predicción resulta absolutamente insignificante en comparación con las tormentas solares de los últimos meses, cuyas eyecciones de masa coronal que golperaon nuestro planeta se notaron con algunas interferencias de radio, vuelos desviados en altas latitudes como precaución y hermosas auroras en los cielos del norte. Pero nada más.

Más lejos que Tutatis

Tranquilos al respecto del Sol, podemos preguntarnos si otra amenaza puede llegar del espacio: un gran asteroide que impacte contra la Tierra. A no ser que la roca aparezca de la nada, es completamente imposible. En realidad, según el Programa de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA, el asteroide cuya trayectoria se acerca más este viernes se encuentra muy lejos, tanto como más de 15 millones de km (39,8 veces la distancia entre la Tierra y la Luna). El famoso asteroide Tutatis, que nos visitó hace tan solo unos días, pasó bastante más cerca, a 6,9 millones de kilómetros (18 distancias lunares) y, como es lógico, el mundo siguió sobre su eje.

El choque con otro planeta ni siquiera puede ser objeto de debate por el simple hecho de que usted está leyendo estas líneas. Además, llevaríamos mucho tiempo contemplándolo en el cielo. Las catástrofes tendrán que venir por otro lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: