52. CHISTES DE MILITARES

6 Oct

01. Un Sargento le dice a los soldados:
¡SOLDADOS, PRESENTEN ARMAS!
Y los soldados dicen:
Hola, mucho gusto, le presento a la pistola.

02.  Estaban formados los soldados y en eso el general le pregunta a un soldado:
Soldado Maclovio, ¿Para usted qué es la patria?
Para mí la patria es como si fuera mi madre, general.
Muy bien muchachito, muy bien.
Soldado Cornelio, ¿Y para usted qué es la patria?
El soldado Cornelio se queda pensando y dice:
Para mí es como si fuera mi tía, general.
¿Y por qué?
Porque aquí, el soldado Maclovio es mi primo.

03. Llama el general al sargento por teléfono a las 3.00 de la mañana y contesta un soldado: ¡Alo!, dice el soldado.
Deme al sargento y apúrese.
Lo siento señor, el sargento está durmiendo y no quiere que lo molesten, llame mañana.
¡Mira incompetente, pásame al sargento ahora mismo!, le contesta el general.
¿Es usted duro o qué?, le dije que el sargento está durmiendo y no quiere que lo molesten, llame mañana, le grita el soldado.
Señor, ¿Usted sabe quien soy yo?, le grita el general.
No sé y no me interesa, le grita el soldado.
¡Yo soy tu general!, le grita el general.
¡chuuuuuuuuuuuuuttttaaaaaa! ¿Y usted sabe, quién soy yo?, le pregunta el soldado:
¡No!, le responde el general.
¡Ah, que bueno!, y le colgó.

04. Un general le dice al soldado:
¡Soldado, ice la bandera!
El soldado responde:
Lo felicito mi general, le quedó muy bonita.

05. En un fuerte viene el vigía y le dice al capitán:
¡Capitan, capitan, que vienen los indios!
Pero, ¿Son amigos o enemigos?
Parece que son amigos, porque vienen todos juntos.

06. Ingresan nuevos reclutas a la reserva militar, el coronel pide que se formen en fila y que se enumeren del 1 al 7. Del 1 a 6 los reclutas dicen con voz alta su número, 1, 2, 3, etc. el séptimo con voz sexy dice:
¡Siete!
El coronel frunce la frente y repite algo enojado:
Favor volver a decir sus números.
Y nuevamente 1, 2 y el séptimo nuevamente con voz sensual dice:
¡Siete!
El coronel muy enojado se acerca al recluta y le dice con voz fuerte:
A mí me gustan los hombres.
Y el siete contesta con voz sensual:
¡Que bueno, a mí también!

07. Reúnen a todos los soldados en el patio del cuartel y forman una línea, y el sargento dice:
El que tenga una navaja, dé un paso al frente.
Y un soldado dijo:
Yo tengo una, mi sargento.
Y el sargento dice:
Okay, usted se va a Hawaii por una semana, y todos los gastos pagados.
Al siguiente día, el sargento vuelve a preguntar:
El que tenga una navaja, dé un paso al frente.
Y todos dan un paso al frente y el sargento les dice:
¡Okay, hoy, todos a pelar papas!

08. Los enemigos vienen a atacar, dice el comandante, así que le pregunta a un soldado:
¿Como, cuántos son?
El soldado responde:
Como 1001.
¿Y cómo sabe que son 1001?
Es que viene uno adelante, y como mil atrás.

09. Le dijo el soldado al cabo:
Mi cabo no cabo en mi cama.
Y el cabo le dijo:
No se dice cabo se dice quepo.
Mi quepo no cabo en mi cama.

10. En el ejército:
El coronel a su ayudante:
Mañana a las nueve habrá un eclipse de sol, fenómeno que no ocurre todos los días. Ordene que salga la tropa al patio en traje de faena para que puedan observar esta rareza natural, y yo estaré presente para explicarla. Si llueve, no podrá verse nada, así que ordenará usted que se lleven la tropa al gimnasio.
El ayudante del coronel al capitán:
Por orden del coronel, mañana a las nueve habrá un eclipse de sol; si lloviera no podrá verse desde el patio y, por consiguiente, en traje de faena el eclipse tendrá lugar en el gimnasio, cosa que no ocurre todos los días.
El teniente al sargento:
Mañana a las nueve, en traje de faena, el coronel eclipsará al sol en el gimnasio, como ocurre todos los días que hace buen tiempo, si llueve tendrá lugar en el patio.
El sargento al cabo:
Mañana a las nueve el eclipse del coronel en traje de faena por el sol tendrá lugar en el gimnasio; si llueve allí, cosa que no ocurre todos los días, la tropa formará en el patio.
Comentarios entre la tropa:
Mañana si llueve, el sol eclipsará al coronel en el gimnasio. Lástima que esto no ocurra todos los días.

11. El Sargento le pregunta al soldado:
– Soldado, ¿porqué no fue ayer al entrenamiento de ocultamiento y camuflaje?
– ¿Quién dice que no fui?

12. Se encuentra un soldado veterano explicando a unos amigos lo que le pasó en la guerra y les cuenta:
Yo tuve la experiencia de caerme dentro de una letrina en el campo.
¡Increíble!, comentan los amigos.
¿Hasta dónde te impregnaste de toda esa porquería?, preguntan.
El veterano contesta:
Hasta los tobillos.
¡Ah, por lo menos no estaba tan llena!, suspiran sus amigos.
¿Que no? ¡Caí de cabeza!

13. Un soldado muy enojado le pregunta a un capitán:
Capitán, capitán, ¿Es cierto que usted anda diciendo que nos besamos atrás del almacén de los materiales de guerra?
Y contesta el capitán:
No, yo no he dicho nada.
Y dice el soldado:
¡Entonces nos vieron mi capitán!

14. Se encuentra la tropa descansando, el sargento decide hacer una prueba a los soldados y pregunta:
– ¿Cuánto es 4 x 8?
El soldado Gómez responde con voz fuerte y clara:
– 48 mi sargento!
El sargento responde:
– ¡Así me gusta! ¡Bruto pero enérgico!

15. Cierto general, presumiendo de la inteligencia de sus soldados, le dice a un marino.
Te voy a demostrar que mis soldados son muy inteligentes. Y llama a un soldado:
Soldado, dígame, ¿cuánto es ocho más siete?
El soldado contesta rápidamente:
Quince, mi general.
Y el general orgullosamente felicita al soldado y le dice:
¡Bravo soldado! ¡Te pasaste!
Y el soldado rápidamente contesta:
¡Entonces, catorce mi general!

16. En un cuartel de la milicia, había un soldado razo que era muy buena gente, ayudaba a todo el mundo en sus tareas, tenía muy buen sentido del humor, era muy colaborador, y además era muy estudioso, lo cierto es que al hombre todo el mundo lo quería. Un día mandan un telegrama al cuartel donde dice que la mamá de éste soldado había muerto, pero nadie quería decirle tan mala noticia, el capitán que es quién recibe los mensajes manda al comandante y le dice:
Comandante, tiene la dura tarea de decirle a Gonzáles que su mamá murió.
Y el comandante sale todo afligido y le dice a otro y ese otro le dice a otro y así hasta que se encuentran con un cabo que era más malo que el odio, que dice:
Dame acá, yo soy quien se lo va decir, quiero a todos los razos aquí en fila, y los razos se colocan, que den un paso adelante los que tengan a su mamá viva.
¿Para dónde vas tu Gonzáles?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: