23. CHISTES DE VENDEDORES

7 Sep

01. Un hombre llega a una venta de tarjetas de San Valentín y pregunta al tendero:
¿Tiene tarjetas que digan para mi único y verdadero amor?
El tendero responde:
Sí tenemos.
Y el hombre responde:
Deme ocho, por favor.

02. Un chico vendiendo periódicos gritaba:
¡Extra, extra, 48 personas estafadas en un día!
Un señor que estaba cerca le dice:
Por favor, déjeme uno.
El chico le entrega el periódico al señor y sigue gritando:
¡Extra, extra, 49 personas estafadas en un día!

03. Un vendedor ambulante gritaba:
¡Bolitas adivinadoras, bolitas adivinadoras, bolitas adivinadoras a 5 dólares!
¿Qué es lo que hacen esas bolitas? Pregunta un señor.
Hacen que usted adivine, responde el vendedor.
Entonces, el señor le compra una de las bolitas adivinadoras y al masticarla le dice:
Pero, esto es pura tierra.
¡Otro que adivina!

04. Un hombre entra a la ferretería.
¿Señor tiene clavos?
No, no tengo.
¿Y pintura?
La verdad es que tampoco tengo.
¿Y un serrucho?
Mire señor, para serle franco no tenemos nada.
Bueno, ¿y entonces por qué no cierra?
¡Porque no tengo candados!

05. Un señor llega a un abasto y pide:
¿Me da un bote de veneno para matar cucarachas?
El vendedor le pregunta:
¿Para llevar?
¡Noooo! ¡Si queréis te traigo las cucarachas!

06. Un cliente llega donde un vendedor que ofrece frutas en una carretilla:
Quiero comprar esta sandía, pero pártemela para ver si está colorada por dentro.
Lo siento, señor. No puedo partir una sandía para ver si está colorada, le aseguro que está bien colorada por dentro.
El hombre insiste en que le parta la sandía, y el vendedor que no. En ese momento un camión choca contra la carretilla, y la sandía que el vendedor le ofrecía al cliente se parte en dos y se ve que esta blanca por dentro. El tipo le dice:
¡Viste…!, ¡lo que te dije! Esta sandía no era colorada, ¡mírala como está blanca por dentro!
¿Y qué quería con el tremendo susto que acaba de pasar?

07. Una señora va a una tienda y dice :
¿Por favor, tienen muñecas?
Tenemos la Princesa que vale 4.000 pesetas, y la Divorciada que vale 14.000 pesetas.
¿Y esa diferencia de precio?
Pués muy fácil, la princesa lleva su vestido sus zapatos y la divorciada lleva un departamento, casa en la playa y el coche.

08. Le dice el zapatero a un cliente:
¿Qué número calza de pie?
El mismo que sentado.

09. Hola, buenos días. ¿Me da un recambio de folios para la carpeta?
¿Alguna marca en particular?
No, gracias, me da igual.
Si, bueno, ¿pero cómo lo quiere?, ¿liso, cuadriculado, con líneas?
Cuadriculado, por favor.
¿Con qué tamaño quiere los cuadros?
Este…
Tengo los normales de 4 milímetros, pero también le puedo dar papel centimetrado, o medio centímetro, o los grandes de pulgada.
Me da igual, con cuatro milímetros.
El papel blanco y las rayas negras, me imagino.
Sí, sí.
¿Con margen o sin margen?
Bueno, con margen.
¿De qué color quiere la raya del margen?
Pues no sé, ¿qué colores tiene?
Unos cuantos. Rojo, negro, azul…
Rojo mismo, para que más.
¿Cuántos agujeros tiene su carpeta?
Cuatro.
¿Con las esquinas redondeadas?
No, mire, me da igual.
¿Y qué tamaño? ¿octavilla, cuartilla, folio, holandesa?
Vale, mire, lo que podemos hacer es que vuelvo mañana con la carpeta y usted me da un recambio igualito que el que tengo ahora, ¿vale?
Bueno, sí, si usted quiere…
Total, que el tío sale mareado de la librería y en la puerta se encuentra con un amigo suyo con un retrete al hombro, que le dice:
Hombre, Manolo, ¿qué tal?
Pues mira, no muy bien, porque venía a comprar hojas para la carpeta, pero el tío que me ha atendido es un plasta, y me ha dado un dolor de cabeza que no me aguanto.
¡Qué me vas a decir a mí!, yo vine esta mañana por un rollo de papel higiénico, y mira, ¡me tengo que traer el retrete para que le tome las medidas!

10. En una tienda un tipo va a pagar con la tarjeta de crédito; el dependiente, al mirar la tarjeta, le dice:
¡Anda, que casualidad, conozco a alguien con el mismo nombre que usted!
¿Ah, si? ¿Y cómo se llama?

11. Si su suegra es una joyita, nosotros tenemos el mejor estuche: Funeraria Pérez.

12. Una vez estaba un vendedor diciendo:
¡Pastillas para la felicidad!
Un señor las compra y dice:
¡Pero si estas son aspirinas!
Y el vendedor le dice:
Pero si me las compra, me hace muy feliz a mí.

13. Estaba un señor vendiendo empanadas y decía:
¡Empanadas, empanadas, empanaditas!
Y un hombre le pregunta:
¿Cuánto cuestan las empanadas?
Y le dice:
Las empanadas cuestan un peso.
¿Y las empanaditas?
Un pesito.

14. Llega un tipo a un almacén y le pregunta al vendedor:
¿Señor tiene azúcar?
Y el vendedor responde:
Recién se me acabó.
Y el tipo pregunta de nuevo:
¿Y harina tiene?
A lo que el vendedor responde:
¿Ayer se me terminó?
Y el tipo pregunta de nuevo:
¿Y arroz tiene?
Y el vendedor responde:
Recién vendí el último.
Entonces el tipo vuelve a preguntar:
¿Y sal empaquetada tiene?
Y el vendedor responde:
Sabe que se me terminó, también.
Entonces el tipo indignado le dice:
Oiga señor, usted no tiene nada de lo que le pido, este almacén no vale nada y sabe que mas, ¡VAYA A FREIR MONOS AL AFRICA!
Y el vendedor le responde:
Lo lamento, pero también se me acabó el aceite.

15. ¿Tiene trajes de camuflaje?
Los tenía, pero no los encuentro.

16. Un señor va a la ferretería y le pregunta al vendedor:
Buen día señor, quería saber si tiene serrucho.
No.
¿Sierra?
Mas o menos a las 8 de la noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: