20. CHISTES DE TACAÑOS

4 Sep

01. Había una vez un tipo tan tacaño, que estaba soñando que se estaba tomando un café y se despertó para no pagarlo.

02. Había un señor tan tacaño que veía la misa por televisión, y cuando venían las limosnas cambiaba el canal.

03. Va un tacaño con muchas maletas encima. Hace parar un taxi y le pregunta al chofer:
¿Por cuánto me las lleva al aeropuerto?
Por 30 soles.
¿Y las maletas?
Las maletas se las llevo gratis.
Entones, llévame las maletas, yo me voy caminando.

04. Era un papá tacaño, cada cinco de enero tiraba tres tiros hacia arriba. Cuando los hijos le preguntaban.
Papá, ¿Y qué fue eso?
Le respondía:
Los tres reyes magos que se suicidaron.

05. Había una vez un tipo tan tacaño, pero tan tacaño, que un día iba con su novia paseando y pasa por frente de un restaurante, y su novia dice:
¡Mummmmm que rico olor!
Y el novio le dice:
¿Quieres pasar de nuevo?

06. Entra el señor tacañoli a una clínica de emergencia, entonces el médico al ver que no podía respirar dice:
¡Rápido la mascarilla!
Y entonces se escucha la voz del paciente:
¡No, la más baratilla!

07. Un padre le dice a su hijo:
Hijo, anda, pídele azúcar a la vecina.
Entonces, el niño va, y vuelve y le dice a su papá:
Papá, la vecina no quiere prestarnos azúcar.
Entonces, el papá le dice:
¡Que tacaña, esa vieja! No importa hijito, saca la nuestra mejor.

08. Un hombre tacaño fue a una iglesia y le dijo a Dios:
Por favor Dios mío mira que faltan tres meses para que me case y no tengo dinero por favor haz que me saque la lotería, y así pasó el tiempo y cuando faltaban dos meses para su boda vuelve a ir el hombre a la iglesia y le dice a Dios:
Por favor Dios mío mira que sólo me quedan dos meses para casarme haz por favor que me saque la lotería.
Así pasó el tiempo hasta que quedaba un solo mes y va el hombre de vuelta a la iglesia y le dice a Dios:
Por favor Dios mío mira ya sólo me queda un mes para casarme haz que me saque la lotería, en eso se habré el cielo y se escucha una voz que le dice:
¡Primero compra el boleto!

09. El padre llama a su hijo su hijo Samuel que vive en Nueva York y le dice:
-Lamento arruinarte el día,pero tengo que informarte que tu madre y yo nos estamos divorciando, cuarenta y cinco años de sufrimiento es suficiente.
-Papi, ¿De qué estas hablando? !Y justo antes de las fiestas de fin de año! grita el hijo.
-No podemos soportar seguir viéndonos, le contesta el padre.
Estamos hartos uno del otro y estoy cansado del tema así que es mejor que tú llames a tu hermana Ana en Chicago para contarle. Y corta el teléfono.
Desesperado, el hijo llama a su hermana, quien explota en el teléfono.
-¿Cómo que se están divorciando? !Yo me voy a hacer cargo del asunto!
Inmediatamente la hija llama al padre y le dice:
Ustedes NO se divorcian!. No hagan nada hasta que yo llegue.
Ahora mismo vuelvo a llamar a mi hermano y vamos los dos con ustedes. Hasta entonces no hagan nada, ¿ESCUCHASTE BIEN?
El padre deja el teléfono, mira a su esposa y le dice:
Muy bien Ruth todo salió perfecto…
Los dos vienen para las fiestas y se pagan los pasajes.

10. Había una vez un tipo tan tacaño, pero tan tacaño, que un día iba con su novia paseando y pasa por frente de un restaurante, y su novia dice:
-¡Que rico olor!
Y el novio le dice:
-¿Quieres pasar de nuevo?

11. Había una vez un hombre tan, pero tan tacaño, que un día fue a un bar a tomarse un trago, el muchacho del bar le sirvió el trago y de repente aparece una mosca. El hombre muy preocupado porque la mosca podía caer a su vaso, da unos manotazos, y justo le pega a la pobre mosca la que cae en el vaso, entonces, el hombre la toma de sus dos alitas y le dice:
¡Escupe lo que tragaste, escupe lo que tragaste!

12. Un hombre tacaño sube a un taxi y cuando llega le dice el taxista:
Son 10€ (Euros) y el hombre le da 5 y le dice el taxista:
Oiga le he dicho que son 10€
El hombre responde:
Si pero hemos ido los dos.

13. Era un hombre tan tacaño, tan tacaño, tan tacaño que ladraba por las noches para no comprarse un perro.

14. ¡Papá!, ¡papá! ¿Podemos ver la televisión?.
Sí, pero no la enciendan.

15. Un hombre fue a una barbería y le preguntó al dueño:
¿Cuánto cuesta la rasurada?
El barbero contesta:
Cuesta dos pesos y el corte de pelo cinco pesos.
Y el hombre responde:
Entonces, rasúreme la cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: